Andrea Guardeño: la célula